comentarios, sugerencias? escríbeme a pedroruales@gmail.com

Buscar este blog

Ser corrupto no es tan rentable como parece


A mediados de los años 90's, el escritor y columnista venezolano Moises Naim percibía una "erupción de la corrupción", en la que gracias a los avances de las telecomunicaciones los problemas de corrupción en gobiernos alrededor del mundo se volvieron noticias de todos los días. La gente se percató y alarmó por la cantidad de irregularidades ligadas a políticos, líderes de empresas y negocios redondos en las naciones más democráticas, lo que suscitó un llamado público a la "guerra contra la corrupción" desde Corea del Sur hasta Perú descubriendo innumerables escandalos en torno a jefes de estado, empresarios, gobiernos que hasta el momento eran considerados intocables o intachables.
Esto por supuesto generó que nuevos movimientos políticos como el de Hugo Chavez en Venezuela o Silvio Berlusconi en Italia, fundamenten sus proyectos de gobierno sobre la base de administraciones públicas con manos limpias que buscarían cambiar estas torcidas realidades, mientras se formaban nuevas organizaciones internacionales como Transparencia Internacional o la Convención contra la Corrupción que daban luces de esperanza sobre la investigación y condenación de los procesos irregulares alrededor del globo.

Una decada despues de estas previsiones de Naim, el economista Daniel Kaufmann ex-director del proyecto de "Gobierno y Anticorrupcion" del Banco Mundial afirmó que a pesar de que se estaba haciendo mucho por combatir la corrupción, no se estaba consiguiendo casi nada: es decir que lo que se esta haciendo no esta funcionando, y por el contrario la situación esta tan arraigada que es utilizada por los líderes incorrectos para conseguir ser elegidos y utilizada por los mismos para distraer a las poblaciones sobre temas más urgentes a tratar. Kaufmann describe a la corrupción como una "grasa de eficiencia" aparentemente imprescindible para hacer funcionar los engranajes oxidados de los lentos sistemas burocráticos.

El 1 de Abril del 2010, las subsidiarias alemana y rusa de la Daimler AG  se declararon culpables de los cargos por sobornos emitidos por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, y aceptaron pagar una multa de 185 millones de dólares para arreglar el asunto. Además de esto, la empresa y su subsidiaria china aceptan cooperar con los reguladores, emprender procesos de control interno y requeriran de todos modos volver eventualmente a las cortes.
De acuerdo a los fiscales norteamericanos, la empresa había invertido alrededor de 56 millones de dólares en sobornar a oficiales internacionales en más de 200 transacciones en por lo menos 22 paises, para obtener ganancias ilegales de 91.4 millones de dólares. 
Siemens y BHP Billiton son otros dos ejemplos de grandes compañías que han sido forzadas a pagar millonarias multas por evidenciar procesos corruptos en sus actividades organizacionales, mientras alrededor de otras 150 de las compañías más grandes del mundo están siendo investigadas por el Departamento de Justicia Americano.

Si utilizamos una simple suma y resta para el caso particular de Daimler, nos percatamos que a largo plazo la empresa invirtió 241 millones de dólares y terminó obteniendo apenas 91,4 millones en gananciaspor dicho proceso corrupto, lo que deja ver claramente que si es que finalmente te "atrapan" en el acto, la corrupción termina siendo mucho mas costosa que hacer las cosas de la manera correcta.
A esta misma conclusión, llega Schumpeter en un artículo en The Economist, en el que evalua el costo/riesgo de ser corrupto frente al beneficio llegando a la conclusión de que "decir NO a la corrupción tiene mayor sentido tanto comercial como ético".
En dicho artículo se dan ejemplos de varias empresas occidentales que han decidido tomar el camino "correcto" llegando a ser rentables sin ensuciarse las manos como IKEA, Reebok o Google en mercados tan corrompidos como el ruso, y se trata de compañías que eligen este camino NO porque quieran servir de ejemplos a seguir o que esperan una estrellita de reconocimiento en sus actos, sino que entienden a mucha mayor profundidad los costos ocultos de la corrupcion:
- los receptores de sobornos no suelen quedarse contentos, sino que siempre regresan por más y emplean para esto el chantaje
- la corrupción tiene un impacto psicológico en la gente que participa: el que roba PARA SU empresa, eventualmente le termina robando A LA organización, o bien entran en un sentimiento de culpa.

Evidentemente, el costo más alto de ser corrupto llega al momento de ser atrapado en el acto, de manera que se vuelve una parte más de la relación riesgo frente a beneficio; a lo que el artículo de The Economist responde diciendo que precisamente las probabilidades de que te agarren estan creciendo a un ritmo mucho mas acelerado con procesos de investigación actuales a 500 compañías alrededor de mundo por parte de transparencia internacional, imposición de practicas anticorrupcion en las empresas, y finalmente una mayor atención a las operaciones tras la reciente crisis financiera.

A nosotros en el Ecuador, pareciera que nada de esto nos va a llegar a alcanzar directamente, y que los procesos corruptos se seguirán dando con la misma libertad con la que han funcionado durante los ultimos 50 años o más, sin embargo si miramos a profundidad no solo las ONG's internacionales, o empresas auditoras son entes que denuncian y regulan la corrupcion en tiempos como los actuales, sino que los mismos conflictos de intereses particulares tambine ayudan a regular, pero además iniciativas de los mismos ciudadanos que ahora tienen el poder de las comunicaciones que el internet nos ofrece como para denunciar y sacar a la luz situaciones que se van convirtiendo en una bola de nieve hasta adquirir un nivel de representatividad, y mientras más crezca el numero de denuncias públicas e investigación de irregularidades mayor es el riesgo y menor es la rentabilidad comercial de ser corrupto.


Un caso de actualidad que ilustra esta teoría es el de los Supercines de la 6 de diciembre, popularizado por el debate emprendido en el Blog de Quito Ética Ciudad: un proyecto introducido en la administración municipal de la ciudad de Quito el 16 de febrero de 2007 por la empresa Motke S.A. que posteriormente fue construído e inaugurado en el primer semestre del año 2009 cuando todavía estaba en funciones la administración anterior.
A pesar de haber aparentemente superado en dos ocasiones los controles de la Unidad Técnica de Control de Construcciones y proceder con la edificación del proyecto, la nueva administración desempolva la información del rentable negocio y descubre que se les han pasado ciertos detalles a los controladores municipales como el que faltan aproximadamente 150 estacionamientos, 18 estacionamientos para personas discapacitadas (solo hay dos), no existe accesibilidad ni ascensores para personas con movilidad reducida, asi como el evidente hecho de que un proyecto de estas características requiere hacer frente a por lo menos dos calles amplias (16 metros dice el municipio) y en realidad se encuentra enfrascado en medio de la 6 de diciembre.

No puedo afirmar que haya habido sobornos o currupción, porque no tengo pruebas, pero los carteles de "clausurado" pegados a lo ancho de la fachada de dicho proyecto sumado a esta lista de incumplimientos deja muy claro que SI existen irregularidades, tampoco puedo aseverar que la administración actual sea transparente como el agua y finalmente se erradica la corrupción, pero ciertamente nos percatamos que el cambio de administración y los conflictos de intereses han terminado por desvelar este problema y lo cierto es que desde el 1 de Marzo de 2010, los supercines permanecen cerrados.

En conclusión, si nos ponemos a hacer números y calculamos el impacto económico que esta teniendo la empresa diariamente de tener eso cerrado (en cuanto a taquillas, novelería, y negocios asociados al cine), más el costo de buscar y remachar el proyecto con soluciones a todas estas irregularidades, así como el precio que estan pagando los inversionistas que creyeron en esta empresa, y las franquicias que decidieron hacer parte, así como el impacto en imagen para la compañía nos encontraremos con que seguramente el costo de hacer las cosas torcidamente es muchisimo más alto que el de hacerlas eticamente por más que pudiera tomar más tiempo, y que la teoría se confirma.


1 comentarios:

Comer rico en Lima dijo...

Acaban de lanzar en internet el TirannyBook, una red social copiada de facebook donde puedes denunciar actos de corrupcion de empresarios y demas figuras publicas, siempre y cuando tengas pruebas. Esto ayudara a resolver o al menos a esclarecer actos como los que estas contando.

Publicar un comentario